Prueba de carros: BMW 135i Convertible

El BMW Serie 1 convertible llega ahora a su tercer año de vida. Lo hemos manejado acoplado ...
21/04/2010
Autor: admin
Twitter:

A imitación del Serie 3, BMW lanzó una versión descapotada del más pequeño de su gama, el Serie 1. Esto ocurrió con la llegada de los modelos 2008. Sin embargo, en lugar de un techo duro escamoteable, los ingenieros de la marca alemana prefirieron una configuración con cubierta de lona, mucha más acorde al espíritu de los cabrios tradicionales. Con esto lograron dos objetivos. Homologar el producto como un cuatro plazas (aunque las traseras sean puramente testimoniales) y contar con una cajuela de 8 pies cúbicos de espacio con la capota guardada, más espacio que en el Serie 3 descapotable, que sólo dispone de 7.4.

BMW 135i convertible

Obviamente, las dos plazas traseras son muy justas. No debemos olvidar que nos hallamos ante un pequeño cabrio de propulsión trasera y de únicamente 171.7 pulgadas de largo. Aunque el ancho para hombros es suficiente para dos personas adultas, la distancia longitudinal para las piernas es muy limitada. La altura al techo tampoco es suficiente para tallas altas y resulta fácil rozar la lona con la cabeza.


Esta importante limitante se olvida cuando el día es radiante y decidimos descapotar nuestro Serie 1. Pulsamos un botón y en sólo 22 segundos, la capota se guarda rápidamente en la cajuela. La operación no es tan espectacular como en el Serie 3 y su techo duro, pero sigue llamando la atención por la precisión del mecanismo. Al igual que en este, la capota va protegida por una tapa que le otorga una línea muy estilizada, que nos recuerda al Serie 3. Resulta también interesante el hecho de que pueda accionarse con el carro en movimiento, aunque a muy bajas velocidades.

Capota BMW 135i convertible

Seguridad en el BMW 135i convertible

En el desarrollo de la Serie 1 una de las premisas básicas ha sido que la seguridad tenía que estar al mismo nivel que en cualquier otro cabrio de techo duro de BMW. Es por ello que, además de todos los sistemas empleados habitualmente, se han incluido unos arcos antivuelco retráciles camuflados tras los reposacabezas traseros. El único inconveniente es que la estructura que soporta los arcos sólo permite comunicar el maletero con el habitáculo mediante un hueco en los respaldos traseros, suficiente para transportar determinados objetos largos.


Manejo deportivo en el BMW 135i Convertible

Ya en el BMW 335i convertible destacamos que su manejo era prácticamente idéntico al del coupé. Con el Serie 1 convertible la tarea de BMW era poco menos que imposible, por culpa de la lona de la capota. Sin embargo, BMW lo consiguió. Después de una semana de manejo continuado podemos afirmar que el Serie 1 convertible se maneja casi como el serie 1 coupé.


Los ingenieros de BMW han trabajado duro para lograr un bastidor con la máxima rigidez, capaz de transmitir al volante toda la diversión propia de la marca. Los refuerzos sobre el chasis, sobre el pilar A, sobre los largueros de la zona de la cajuela y sobre los bajos de la carrocería han dado como resultado un convertible de techo de lona con la rigidez estructural de un coupé. Asimismo, su ancho de ejes es casi dos pulgadas superior al del Serie 1 coupé y, por si fuera poco, existe una opción denominada Package M que, además de un kit aerodinámico, incluye una amortiguación más firme y rines deportivos de 18 pulgadas. Nuestra unidad de pruebas los montaba.

Capota BMW 135i convertible

Gracias a esos componentes y a su propulsión trasera, el comportamiento dinámico del BMW Serie 1 Convertible, está, por sensaciones, por encima de cualquier otro convertible de su segmento. Y si de sensaciones hablamos, basta con bajar la capota y transitar a cielo abierto en una carretera con curvas a un ritmo ágil. Insuperable.


Claro que bajo el cofre tiene una auténtica bestia de la ingeniería alemana, ese biturbo de 3 litros, 300 libras pie de torque y 300 caballos (y ojo, que para 2011 llega con mejoras), sobrado para llevar un carro muy ligero. La dirección es bien comunicativa y los frenos trabajan con contundencia. Con todos estos mimbres, no es de extrañar que este ligero descapotable tenga unas prestaciones de ensueño. No llega a las cifras del coupé (todavía más ligero), pero registra unos interesantes 0 a 60 mph en menos de 6 segundos.


La entrega del torque es lineal y eso le permite acelerar suave pero contundentemente. Esta aparente contradicción la apreciaremos en todo su esplendor con la capota bajada, escuchando el bronco y poderoso sonido del motor, mientras disfrutamos del confortable bastidor y del tacto de los asientos de cuero.


Conclusión
Nos hallamos ante un producto redondo, bien rematado y sin fisuras en todo su conjunto. Obviamente, es un carro muy de nicho, un capricho al alcance de pocos bolsillos porque el pequeño descapotable alemán cuesta de partida en torno a los 40,350 dólares -súmale a esto impuestos, gastos de envío, etc-. Por ese precio nos encontramos un carro bien equipado en el que apenas hacen falta extras. Y, menos mal, porque la política comercial habitual de la marca alemana es la de escasear los acabados y fiarlo todo al añadido de opciones, lo cual hace que sus productos se encarezcan hasta límites insospechados. En el caso de nuestra unidad de pruebas, contábamos con el ya comentado paquete M deportivo más un útil acceso sin llave, adaptador de iPod y USB y un llamativo cuero Beige. En total, más de 45,000 dólares. Es lo que valen los sueños.

Comentarios

Cargando comentarios...

Comentar

Comentar

Relacionadas

Después de que se cayera la negociación entre Koegnisegg y Saab, el futuro para la firma sueca aún propiedad de GM se veía nublado. Sin embargo, el consorcio norteamericano le dio un nuevo aire. Spyker Cars es el principal interesado.

Hace 5 años

A Mercedes-Benz no le son ajenos los sedanes poderosos y veloces; a fin de cuentas, los modelos AMG están entre los más rápidos del mercado. Pero si necesitas un poco más de potencia, déjalo en las manos de Brabus.

Hace 4 años

El diseñador italiano Zagato celebra su 90º aniversario con el Perana Z-One, un coupé biplaza que representa el pasado y futuro del especialista. Debuta en el Salón de Ginebra 2009, pero tendremos que esperar hasta julio para disfrutar de él en la calle.

Hace 5 años

El mejor juguete de Lexus, hasta ahora

Hace 7 meses